TODAS LAS ENTRADAS DE:Tatiana Herrero

Me llamo Tatiana porque a mi madre le hacía mucha ilusión que su hija se llamara como una lejana princesa rusa. Pero no tengo nada de princesa y menos de rusa. Nací en Barcelona el año de las Olimpiadas y llevo desde entonces viviendo en tierras catalanas.

Quedé encandilada con la lectura desde que aprendí a descrifrar qué se ocultaba detrás de las letras de los libros de mi escuela. De pequeña creía que las bibliotecas eran lugares mágicos donde se guardaban la sabiduría de los pueblos y, de hecho, aún sigo creyéndolo.

Pero mi fascinación por los libros no quedó solo ahí. Crecí con la ilusión de estudiar literatura y, con eso en mente, estudie una filología hispánica y me especialicé en literatura medieval en el máster. Más tarde también me preparé para ser educadora y profesora de lengua y literatura.

Ahora, además de crear mis propias historia de forma profesional, enseño en un instituto. Por si todo esto fuera poco, también administro una página web especializada en mitología y literatura fantástica.

Puedes encontrarme en Twitter y en Instagram.

Mostrando: 1 - 1 de 1 RESULTADOS

“La dama y el bandolero” de Adelina Rodríguez

La dama y el bandolero de Adelina Rodríguez, más comúnmente conocida como Libertad Delgado, nos ofrece todo lo que promete. No se trata de un novela romántica al uso, ni mucho menos. Tenemos ante nosotras una comedia romántica erótica ambientada en la España del s. XIX.

Si tuviera que definir con una única palabra esta obra sería desternillante, aunque exagerada e ida de olla competirían entre ellas por un ajustado segundo puesto.

Libertad Delgado escribió esta novela con noble motivo. Ese mismo que nos ha llevado a muchas a hacer grandes locuras: una amiga le retó a hacerlo. Después de terminar de escribir una gran (y seria) obra de fantasía, necesitó desconectar un poco de eso y escribió esta maravilla. Pero no me leas a mí, esto mismo nos lo contó ella en el pasado episodio de la Palabra Errante.

¿Qué podemos encontrar en La dama y el bandolero? Se trata de una parodia del género de la romántica. En ella, Libertad hace explotar todos los clichés habituales del género. Nos topamos con una trama aparentemente habitual, pero el uso y abuso de estos clichés llevado a su máxima potencia, nos sumerge en una historia que no podemos dejar de leer por las situaciones absurdas que se crean.

El punto más fuerte de esta obra es que no vas a poder parar de reír, pues ya lo consigue simplemente con la descripción de los personajes.

Eso no eran glúteos. Eso eran dos planetas en plena colisión, haciendo vibrar el universo entero con una fuerza devastadora, digna de la furia del Altísimo.

De hecho, los personajes están muy bien trabajados. Contamos con los dos principales: Rafael, un bandolero que provoca que las mozas al verle desnudo se desmayen; y Pepita, una joven dama que poco tiene de delicada. La relación entre ellos se va cociendo a fuego lento (y, sí, fuego interno hay a montones) y se va desarrollado mientras se van desatando toda una serie de malentendidos.

Pero no solo los protagonistas están bien desarrollados, sino que contamos con un abanico de personajes del todo pintoresco. Quiero destacar lo bien trabajadas que están sus voces, ya que solo con una línea de diálogo puedes saber quién está hablando. De esta forma, es fácil diferenciar a cualquiera de los Tres Franciscos, al cura Federico Palomino o al gran antagonista, el Rajabocas.

¡Basta de discordia y egoísmo! ¡Aquí partimos el niño, se lo damos a Dios y las mujeres a tomar por saco!

Otro de los grandes puntos fuertes de la obra es cómo la autora crea y desarrolla el ambiente. Crea un equilibrio muy bien trabajado entre la comicidad que desprende el tinte general de la obra y el erotismo y sensualidad que trabaja en escenas muy concretas.

Pepita sólo pudo darle vueltas al asunto de querer estrellarse de cara contra un culo ajeno y lo estupendo que era que nadie pudiera escuchar nunca sus pensamientos.

Aun siendo una novela parodia de la romántica y erótica, vemos como a Libertad se le cuela tintes de la fantasía, pues Pepita no es una chica normal, sino que cuenta con algo que ella llama tara y que se activa siempre que entra en una Iglesia. Esta maldición la pondrá en situaciones del todo embarazosas.

Para acabar, La dama y el bandolero cumple con lo que promete: es una novela que busca la carcajada al mismo tiempo que tuerce y retuerce los clichés del género. No soy lectora del género y me ha gustado mucho su lectura. Si buscas algo fresco para probar con el género, ¡totalmente recomendado!

Si aún no te he convencido, puedes ver este vídeo que hizo la autora en su canal de Youtube presentándolo. Si sí lo he hecho, puedes comprar la obra en el siguiente enlace y dejarnos más abajo su impresiones.

¿La has leído? ¿Con qué palabra definirías tú La dama y el bandolero?